La escasez de los chips y el gran golpe a la industria automotriz

Producción de automóviles en pandemia

El desabastecimiento de semiconductores provoca caídas añadidas de producción a un sector ya golpeado por la caída en la demanda provocada por la pandemia

Algo tan minúsculo que apenas mide 7 nanómetros como es un chip ha puesto contra las cuerdas a la industria mundial en general y a la del automóvil muy en particular.

La escasez de este componente, básico para la fabricación de coches, aviones, teléfonos, televisores o videoconsolas, está parando la producción de algunos productos y el lanzamiento de otros nuevos.

Y, lo que es peor, sin que se vislumbre una solución a corto plazo para este “Armagedón de los chips”, como lo han catalogado algunos expertos.

Origen en periodo de pandemia

Como casi todos los males que acosan a la economía mundial en este momento, el origen de este desabastecimiento tiene un punto de arranque muy concreto: marzo de 2020, cuando la pandemia del coronavirus eclosionó en todo el mundo. Fue entonces cuando el teletrabajo pasó de ser una opción a una necesidad para mantener la actividad.

Y con el teletrabajo se disparó la demanda de dispositivos electrónicos como tabletas, portátiles o videoconsolas; tanto para atender necesidades profesionales como de ocio. A partir de ahí comenzaron las complicaciones, en especial para la industria del automóvil.

Te puede interesar:   Aumentan dudas de mercado sobre compra de Twitter

Cada vehículo requiere 100 chips

Los confinamientos y las sucesivas restricciones a la movilidad hundieron la demanda de vehículos, con lo que los niveles de producción cayeron y muchos de los aproximadamente 100 microprocesadores que requiere cada vehículo para su fabricación dejaron de ser necesarios. 

Lo que hicieron entonces fabricantes como Samsung, Qualcomm o TSMC fue derivar a compañías tecnológicas parte de la producción que destinaban a la fabricación de coches. Pero a finales del pasado año ocurrió un hecho inesperado: una recuperación de la demanda algo mejor de lo esperada. Esta circunstancia encontró a las fábricas de automóviles sin stock de chips y sin opción de poder adquirirlos en un mercado deficitario en producción.

El resultado: un rosario de compañías como Seat, Renault, Ford, Toyota o General Motors que han tenido que reducir o directamente parar su producción por falta de semiconductores.

Severa escasez

La carestía es tan importante que un fabricante de chips declaró al “The Wall Street Journal”que la acumulación de pedidos es tan grande que se necesitarían hasta 40 semanas para cumplir con cualquier orden que un fabricante de automóviles realice hoy. 

Te puede interesar:   Japón: Nueva contracción económica agudiza riesgo de recesión

La consultora AlixPartners calcula que la industria automotriz mundial perderá 53.000 millones de euros en ventas por los ajustes de producción a que le ha obligado la falta de componentes.

En el caso de la industria del motor española, este contratiempo se ha traducido, junto con la debilidad que todavía registra la demanda, en una caída de la producción en marzo del 13,3% con respecto a 2019, según los datos de la patronal del sector Anfac.

Aunque la industria del motor es de las más afectadas, si no la más afectada; por la escasez de microchips, el sector tecnológico también está sufriendo severos problemas. La coreana Samsung podría posponer el lanzamiento de su último Galaxy Note, mientras que Apple también podría retrasar la presentación de sus nuevos iPads y Macs. Y en algunos países hay dificultades para conseguir las videoconsolas PlayStation 5 de Sony o la XBox de Microsoft.

Te puede interesar:   Nuevo informe muestra el crecimiento del delivery de alimentos en línea en el mercado global

Problema a largo plazo

Lo grave para toda la industria, tanto para la del motor como para el resto, es que se trata de un problema con una muy difícil, por no decir casi imposible, solución a corto plazo.

Aunque hay muchos fabricantes, frente a las 18 que había hace una década ahora solo hay tres compañías que producen chips de vanguardia, insuficientes para satisfacer la demanda mundial: la estadounidense Intel, la coreana Samsung y la taiwanesa TSMC. Estas dos últimas concentran el 43% de la fabricación mundial, mientras que otro 30% está en manos de China y Japón.

Ante la concentración geográfica de la producción, países como Estados Unidos ya están tomando cartas en el asunto. Joe Biden anunció en marzo que inyectará 50.000 millones de dólares para estimular la fabricación de chips en el país y reducir su dependencia de los productores asiáticos. Y China también está dando pasos para incrementar su posición en el mercado. La Unión Europea, de momento, se está quedando descolgada en esta carrera.

Compartir